Peritos extranjeros concluyen que Pablo Neruda no murió de cáncer

Compartir

El experto de la Universidad de Murcia, Aurelio Luna, señaló que "el certificado no muestra la realidad del fallecimiento (caquexia cancerosa)", afirmando que se encontró una bacteria en un molar. Neruda falleció a los 69 años mientras estaba hospitalizado en la clínica privada Santa María, donde en 1982 fue asesinado el expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970).

De esta manera, se espera que se encarguen nuevas diligencias para determinar la verdadera causa de muerte y ver si hubo intervención de terceros en el fallecimiento.

Carroza dejó en claro que "no tenemos la determinación de que efectivamente hubo intervención de terceros, sino que tenemos la posibilidad de que sí hubo intervención de terceros".

De acuerdo a lo señalado por el científico en conferencia de prensa, "con los resultados actualmente existentes, no podemos ni excluir ni afirmar la naturaleza natural o violenta de la muerte de Pablo Neruda".

"Aquí lo importante es obtener respuestas que sean contundentes y consistentes", subrayó.

Los expertos debatieron esta semana en Santiago las posibles causas de la muerte de Neruda y entregaron sus conclusiones al juez Mario Carroza, a cargo de la investigación.

Desde 2011 está abierta una investigación judicial para aclarar si murió a causa del cáncer de próstata que padecía o fue envenenado por agentes de la dictadura de Pinochet (1973-1990).

"Las conclusiones apuntan a un tema que fundamentalmente tienen relación a una nueva toxina, que a su vez requiere de otros análisis que nos permitirán tener una conclusión definitiva" que hoy "no tenemos", agregó el juez.

Las declaraciones de Araya han sido apoyadas por parte de la familia de Neruda que mantiene una demanda ante la justicia para esclarecer la muerte del poeta ganador del premio Nobel de Literatura en 1971, y autor de obras como Canto General o 20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada. "Es evidente que estaríamos ante la intervención de un tercero y que se había administrado con finalidad criminal", precisó.

Por ello es importante también determinar "el año de la cepa de esas bacterias, porque en función del deterioro del ADN se puede saber si ese ADN procede de bacterias del año 1992, de 1973 o del 2015", o si es o no "una infección normal dentro del proceso tumoral".

En abril de 2013 los restos de Neruda fueron exhumados y en noviembre de ese año un grupo de expertos chilenos y de otros países que hicieron peritajes a sus restos descartaron una muerte por envenenamiento.

Compartir