España debe pedir perdón por el "genocidio" en América Maduro

Compartir

El presidente de la República, Nicolás Maduro, ratificó este jueves que los candidatos que resulten electos gobernadores en los comicios del 15 de octubre deberán juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) o de lo contrario "no podrán asumir su cargo".

Desde las inmediaciones del Palacio de Miraflores, en Caracas, a propósito del Día de la Resistencia Indígena, el jefe del Estado venezolano exigió al Rey de España pedir perdón a los pueblos de América Latina y El Caribe por el saqueo histórico cometido en nuestras tierras hace 525 años.

Los venezolanos celebran hoy el día de la Resistencia Indígena con un homenaje al comandante Hugo Chávez y ofrendas florales en el Panteón Nacional a El Libertador Simón Bolívar y a líderes aborígenes.

En esta jornada, lamentablemente, en España y una mayoría de países de América estarán celebrando un aniversario más, el número 525, de la llegada de Colón por primera vez a estas tierras, precisa Garcés.

En Nicaragua se celebra el Día de la Resistencia Indígena, en honor a la lucha de los puelos originarios y la rica herencia cultural que dejaron como legado.

En la Venezuela revolucionaria, a pesar de que sigue siendo un día feriado, el pueblo y sus autoridades consideran que en esa infausta fecha del año 1492 sólo tuvo lugar el inicio de la cruenta invasión del imperio español causante de los mayores genocidios y del mayor despojo de recursos materiales que registra la historia de la humanidad.

"¿Qué celebra España? ¿La muerte, la invasión, la tortura, el genocidio?".

"Es una falta de respeto que estén celebrando la muerte y la masacre de millones de nuestros ancestros", insistió haciendo referencia a 80 millones de indígenas.

Maduro sostuvo que Venezuela ha encontrado en el socialismo un camino de redención y hacia la igualdad social, luego de 525 años de la llegada de Colón a América. "Cuando digo una sociedad de iguales, digo una sociedad socialista, el socialismo indoamericano", afirmó. Aún quieren quitarnos nuestra libertad.

Compartir