Rusia también pagó por anuncios publicitarios en YouTube y Gmail — VENEZUELA

Compartir

UU. indaga sobre interferencias en las elecciones.

Según personas cercanas a la investigación, la compañía encontró que hasta 100 mil dólares fueron gastados en anuncios publicitarios en YouTube, Gmail y sus servicios publicitarios en Google Search y DoubleClick.

Según lo publicado por el periódico estadounidense, estos anuncios tienen un origen distinto a las cuentas, presuntamente vinculadas al Kremlin que gestionaron publicidad en Facebook, lo que indica que existieron "esfuerzos de amplio espectro" desde Rusia para efectuar una campaña de desinformación sobre diversos temas abordados durante la contienda electoral.

Para ello se habrían gastado "decenas de miles de dólares", entre otros en la plataforma de video YouTube, propiedad del gigante tecnológico Google. En septiembre, la portavoz de la compañía, Andrea Faville, afirmó que la empresa "está siempre vigilando por abusos o violaciones de nuestras políticas y no hemos visto evidencia de que este tipo de campaña publicitaria se haya ejecutado en nuestras plataformas".

"De las aproximadamente 450 cuentas que Facebook compartió recientemente como parte de su revisión, concluimos que 22 tenían cuentas correspondientes en Twitter".

Al igual que Facebook, el motor de búsqueda más grande del mundo, Google también admitió que difundió páginas desde su plataforma que contenían propaganda rusa durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos, lo cual mete en aprietos a la compañía, siendo que más del 50 por ciento de sus ingresos provienen de la publicidad digital, lo cual la obligaría a rediseñar sus algoritmos de propagando política o contratar personal humano para detectarlas. "No quiero que nadie utilice nuestras herramientas para socavar la democracia", dijo en el momento.

Google ha descubierto pruebas de que sus servicios y plataformas fueron utilizados por agentes rusos con el objetivo de influir en los resultados de las elecciones a la Presidencia de Estados Unidos de 2016.

Compartir