Cataluña: cientos de miles se unen al mitin anti-independencia en Barcelona

Compartir

"Nosaltres també som catalans" ("nosotros también somos catalanes"), podía leerse en una de las pancartas de la manifestación, que concluirá con un discurso de Mario Vargas Llosa, el Nobel de Literatura que vivió unos años en Barcelona.

Los partidarios del "sí" a la separación ganaron la consulta, en la que participó menos de la mitad del electorado de la región.

La ciudadanía de Cataluña que está en contra de la secesión, que defiende su permanencia en el Estado español y que está en contra del proyecto independentista, salió hoy a las calles de Barcelona para expresar su frontal rechazo a una eventual declaración unilateral de independencia.

Mientras, muchos catalanes partidarios del no se atrevían a hablar. "He venido porque me siento muy española y me da mucha pena lo que está pasando".

A medida que al centro de la capital catalana concurren más personas, tanto en tren y autobuses, como en metro, donde ya se pueden apreciar vagones llenos de gente cubierta con banderas españolas, el número de los congregados va aumentando. "Estamos aquí para pararlo", remarcó Vargas Llosa, quien se refirió a los manifestantes como "catalanes democráticos, que no creen que son traidores los que piensan distinto a ellos (.); y que cree en la democracia, en la libertad, en el Estado de derecho y la Constitución".

Borrel, quien habló también en inglés y francés para que todo el mundo se entere de lo que ocurre en Cataluña, dijo que "Cataluña no es una colonia" ni un "Estado ocupado militarmente". "Vamos a impedir que se produzca la independencia (...) Es evidente que tomaremos cualquiera de las decisiones que nos permiten las leyes a la vista de cómo vayan evolucionando los acontecimientos", dijo Rajoy, añadiendo que el despliegue de la Guardia Civil y la Policía Nacional seguirá en Cataluña "hasta que se vuelva a la normalidad".

Rocío Villanueva, una madrileña de 30 años, dijo a la AFP estar ahí para "mostrar la unidad de España". El recorrido de unos 2 kilómetros de largo está colapsado por la multitud que ha acudido con banderas españolas y catalanas en su mayoría.

Con banderas blancas y ropas del mismo color, miles de personas pidieron al jefe de gobierno, Mariano Rajoy, y al presidente catalán, Carles Puigdemont, que desactiven el conflicto y dialoguen.

Según el gobierno catalán, el 90% de los participantes votaron a favor de la independencia en el referéndum, el 7,8% votó en contra y casi el 2% de las papeletas se dejaron en blanco.

El Parlament dijo que se convocó la sesión el 10 de octubre para que el presidente de la Generalitat Carles Puigdemont informe "sobre la situación política actual".

Sumándose a una fuga de empresas que ignoró los incipientes signos de distensión entre Madrid y Barcelona, el gran banco catalán CaixaBank y Gas Natural anunciaron el viernes que se iban de Cataluña por el pulso independentista. De momento se ignora si ese será el momento elegido para declarar la independencia.

Compartir