El Gobierno admite la responsabilidad de la Gendarmería — Caso Maldonado

Compartir

Se trata de un giro que ahora pone sospechas sobre el rol de la fuerza.

"Comenzamos nuestra investigación primero analizando el accionar de todos los gendarmes que estuvieron (.) Y hubo 31 que entraron".

"Eso es muy importante y despeja de lo que ha sido acusado el gobierno y nos abre otras vías de hipótesis", afirmó Bullrich en declaraciones formuladas a la prensa en la Casa de Gobierno.

"Necesitamos la prueba de ADN para ver en qué situación declaran" los gendarmes, explicó el juez, pero aclaró que "las pruebas de ADN no son siempre concluyentes", por lo que un resultado negativo no desligaría a la Gendarmería de la causa, aclaró. "La segunda parte va a ir el martes".

Con ese trabajo se determinó que los gendarmes podrían haber estado cerca de donde habría quedado herido Maldonado después de un enfrentamiento con alguno de ellos.

Según informó Clarín, el Gobierno revisa por estas horas su postura inicial de defensa cerrada de los gendarmes y estudia una hendija en el procedimiento que se fue abriendo con el correr de los días y las presiones. En el marco de su presencia en el lugar, el funcionario contraatacó al fiscal Federico Delgado, quien inició una investigación por la actuación de varios funcionarios del Gobierno y de la Gendarmería en la desaparición de Maldonado. Cuidando a lo que nos cuidan quisimos no separarlos.

Al ser consultada sobre las razones para no separar inmediatamente a la fuerza que está en el ojo de la tormenta y es acusada por la desaparición del joven, sostuvo que "no separarlos implicaba tomar la decisión de trabajar sobre ellos, investigar qué hizo cada uno con mucha precisión y llegar a su declaración más íntima".

A más de un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, comienzan a aparecer pruebas que complican la situación de Gendarmería Nacional.

Los casos de violencia policial tocan una fibra sensible en Argentina, donde la dictadura de 1976-1983 aplicó un régimen de detenciones ilegales, torturas y asesinatos en centros clandestinos que dejó unas 30.000 personas desaparecidas.

Compartir