El Papa Francisco se lastima mientras viajaba en el papamóvil

Compartir

En su último día de visita en Colombia y desde la casa santuario del santo de los derechos humanos, San Pedro Claver, Francisco se solidarizó con los venezolanos, incluso, con los que han tenido que abandonar su país y desplazarse a Colombia u otros territorios.

El papa Francisco hizo hoy un recorrido triunfal en el papamóvil por el centro histórico de Cartagena de Indias y avenidas cercanas en medio de una multitud que salió a verlo y a pesar de haber recibido un leve golpe en el pómulo y la ceja izquierda.

El pontífice argentino apoyó sin titubeos el pacto de paz firmado en noviembre entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que fueron la principal guerrilla del continente y ahora están convertidas en partido político. Aseguró que asi´como San Pedro Claver, los colombianos tienen que ser "esclavos de la paz para siempre".

La lesión se produjo cuando el vehículo tuvo un enfrenón y el Papa -quien iba de pie, saludando a los fieles- se estrelló de cara contra la estructura del papamóvil.

Las estrechas calles adoquinadas de Cartagena y las iglesias bien conservadas atraen a millones de visitantes cada año, pero el dinero del turismo beneficia muy poco a los pobres.

Francisco visitó el humilde barrio de San Francisco, donde bendijo un refugio para las niños afrocolombianas en riesgo vulnerables a la prostitución infantil, las drogas y la violencia.

El Papa Francisco, con el ojo vendado y ennegrecido después de un accidente en el papamóvil, terminó su viaje a Colombia el domingo apelando al país para "desatar los nudos de la violencia" después de una guerra civil de 50 años.

"En Colombia y en el mundo existen millones de personas que son vendidas como esclavos, los cuales han perdido todo empezando por su dignidad", expresó Francisco.

Fue justo en la casa de Lorenza donde al papa se le puso hielo en el golpe y se le aplicó una tirita en la herida de la ceja.

Compartir