Un buzo tiene el cuerpo inflado por bolsas de nitrógeno

Compartir

Alejandro Ramos Martínez padece desde hace cuatro años un mal que ha terminado por deformar su cuerpo. El buzo tiene el cuerpo deformado a niveles jamás vistos por la ciencia médica: tiene bolsas de nitrógeno que se crearon por su actividad para obtener frutos del mar. Un reportaje de Cuarto Poder mostró su dramática historia. Sin embargo, hace cuatro años al ascender abruptamente de las profundidades del océano, su sangre produjo enormes cantidades de nitrógeno. De acuerdo al reportaje, los médicos no pueden extraer las bolsas de nitrógeno porque están adheridos fuertemente a su carne.

"En Lima se trató en una primera instancia hacer unos cortes y extirpar".

El problema de un buzo cuyo cuerpo se deformó por el nitrógeno

Por el momento, Alejandro Ramos sigue atendiéndose en la Sociedad Peruana de Medicina Hiperbárica, donde recibe sesiones de oxígeno puro que le permite desintoxicar su cuerpo, mientras las investigaciones para curar su mal sigue en proceso.

Compartir