Estados Unidos impuso altos aranceles a la importación de biodiésel argentino

Compartir

La decisión se conoce una semana después de la visita del vicepresidente Mike Pence, quien había anunciado la apertura del mercado de su país a los limones argentinos, un negocio de 50 millones de dólares al año, veinticuatro veces menor al del biodiesel.

En este sentido, Zubizarreta manifestó que "es llamativo que, luego de la visita del Vicepresidente de Estados Unidos, en la que expresó la voluntad de incrementar el comercio bilateral, llegue esta noticia tan negativa" y reseñó que el biodiesel representó el 25 por ciento de las exportaciones argentinas a Estados Unidos en 2016.

Lo cierto es que la resolución del Departamento deComercio norteamericano es provisoria porque todavía falta un fallo respecto de la demanda -de la National Biodiésel Board (NBB)- por supuesto dumping contra el biodiésel local y, según lo proyectado, en octubre se conocería la decisión final y de ahí en más se estipularía un arancel definitivo. En cambio, el aceite de soja, materia prima para la elaboración del biocombustible, paga el 27 por ciento de retenciones. Ese diferencial hace conveniente la transformación del aceite de soja en ese biocombustible.

"Los productores extranjeros de biodiésel se han beneficiado de subsidios masivos que han dañado gravemente a los productores de biodiésel de Estados Unidos", indicó. Luego, el mismo Departamento de Comercio de EE.UU. eligió a Dreyfus y a Vicentin para que contesten preguntas por el proceso abierto en EE.UU.

Zubizarreta agregó que "los derechos compensatorios impuestos resultan en una paralización inmediata de ventas a los Estados Unidos, con un claro perjuicio a toda la cadena sojera argentina. Veníamos con récord de ventas, pero esto es un golpe fulminante", dijo Gustavo Idígoras, director del Centro de Estudios del Sistema Agroalimentario de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

"Acá Estados Unidos protege su industria, pero a costa de la Argentina con argumentos muy flojos", concluyó.

Según la Comisión de Comercio Internacional estadounidense (USITC), "hay signos razonables de que una industria estadounidense estuvo materialmente perjudicada debido a la importación de biodiésel desde Argentina e Indonesia que son subsidiados y vendidos en los Estados Unidos a un valor inferior al correspondiente".

Compartir