Suben a 15 los muertos y abatieron al prófugo — Atentado en Barcelona

Compartir

La policía catalana busca al único miembro de célula que falta por localizar. La muerte de Pau Pérez se suma a la de otras 14 personas: 13 fallecidas en el atropello de Las Ramblas de Barcelona y una en el posterior, que tuvo lugar en la localidad turística de Cambrils. "Hemos tenido conversaciones con el ministro y somos del mismo parecer de que no se tiene que aumentar -la alerta terrorista- al nivel 5".

El consejero de Interior del Gobierno catalán, Joaquim Forn, se mostró ayer "optimista" sobre los avances policiales, pero insistió en que no puede dar por finalizada la investigación "hasta que no determinemos y detengamos a todas las personas integrantes de la célula".

Las autoridades solicitaron la máxima difusión de la información con la imagen del hombre, un marroquí de 22 años.

Su imagen sigue copando las portadas de los medios de comunicación, pues Abouyaaqoub podría haber conducido el vehículo que embistió una multitud en La Rambla, Barcelona, dejando 13 muertos y 120 heridos, un atentado reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico.

Horas más tarde, un vehículo intentó burlar un control policial en el paseo marítimo de Cambrils, provincia de Tarragona, hiriendo a cuatro personas. En el atentado falleció una transeúnte.

El terrorista, que estaba huido desde el atropello masivo del pasado jueves, ha sido alcanzado por los disparos de una patrulla de la policía catalana mientras exhibía un cinturón de explosivos, que está siendo analizado para averiguar si es simulado.

El misterioso asesinato de Pau Pérez, que aclararía el rompecabezas de los atentados de Cataluña

"Aquí no vive casi nadie, esto es un pueblo de 300 habitantes". La policía española allanó nueve casas en Ripoll, incluida la de Es Satty, y colocó controles de carretera.

"Eran gente muy tranquila". En la habitación del imán no quedaba nada, aparte del colchón, una mesita y unas estanterías.

Oukabir fue uno de los cinco terroristas abatidos en Cambrils, junto a Said Aallaa, de 18 años, y Mohamed Hychami, de 24 años. Allí residió también Younes Abouyaaqoub, y fueron detenidos tres sospechosos.

El pequeño estaba en Barcelona junto a su madre, que resultó herida en el atentado y está internada en un hospital.

Alrededor había decenas de curiosos, y se escucharon vivas a España y Cataluña.

Lo que se sabe sobre la mecánica de los ataques, los principales sospechosos, la identidad de las víctimas y la condena mundial.

Compartir