Alimentación y moda sostienen la inflación en el 1,5 % en julio

Compartir

El índice de precios de consumo (IPC) se situó en julio en el 1,5% interanual, con lo que se mantiene la tasa de junio dada la estabilidad de los precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas y la menor caída de los precios de los carburantes en comparación con el año pasado, según el dato que confirma hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE) adelantado el pasado 29 de julio.

En el arranque del año los precios experimentaron una aceleración alentada por el encarecimiento del petróleo, con una inflación del 3 por ciento en enero y febrero, aunque el Banco de España ha dicho que esta tendencia se moderaría a lo largo del ejercicio para alcanzar el 2 por ciento en 2017.

También el grupo de vivienda se ha encarecido menos que el mes pasado -un 3,2 %, cuatro décimas menos- porque los precios de la electricidad, que en 2016 subían, ahora bajan. Según el organismo público, la suba de julio estuvo impulsada por alzas en los rubros salud, vivienda y transporte, y acumuló en los primeros siete meses un alza del 13,8%, contra el 14% de los relevamientos privados.

La tasa de variación anual del IPC en el mes de julio es del 1,5%, la misma que la registrada el mes anterior. Este indicador suma 49 meses por debajo del 2 %.

Por comunidades autónomas, la inflación anual de julio fue superior a la de junio en nueve regiones, con una subida de dos décimas en Asturias (1,3 %), Cataluña (1,9 %) y el País Vasco (1,7 %).

La inflación armonizada (IPCA) -que mide la evolución de los precios con el mismo método en todos los países de la zona del euro- en términos anuales fue del 1,7 %, una décima superior a la de junio, mientras que en términos mensuales el índice bajó un 1,2 %.

Compartir