El Gobierno echó a un director kirchnerista del Banco Central

Compartir

"Por eso, esto es un ataque claro a la libertad de pensamiento y expresión", se quejó el funcionario removido.

"El Gobierno me echó por opinar diferente, es peligroso e interfiere en la autonomía del Central y sus directores", sostuvo."Quienes llegaron al Gobierno enarbolando las banderas de la República, la pisotean día a día", señaló.

Biscay aseguró que existen elementos y razones para poder actuar judicialmente. Sobre su remoción, Biscay acusó hoy a la Casa Rosada de "querer imponer un pensamiento único", por lo cual anticipó que podría presentar una demanda judicial contra el Gobierno.

"Establece un antecedente muy complicado para la Argentina porque está diciendo que no se puede opinar o hablar públicamente en sentido crítico, manifestando una visión distinta de país de la que tiene el gobierno nacional porque hay sanciones. Este Gobierno quiere tener una voz monocorde", denunció el removido director del Banco Central esta mañana al respecto en diálogo con C5N. Dijo en tanto que "mala conducta tienen aquellos que no defienden los destinos de la patria".

Biscay, hasta hoy integrante del directorio del Central, manifestó discrepancias con la política monetaria de dicha sede bancaria, entre ellas, la suba de la tasa de interés que ejecuta el titular, Federico Sturzenegger.

La remoción de Biscay fue aconsejada por el Congreso este miércoles, en el marco de una comisión bicameral que emitió un dictamen de mayoría que advierte que "las declaraciones públicas hechas por el director del Banco Central no se adecúan en lo más mínimo a las políticas de comunicación de cualquier Banco Central mínimamente responsable".

El ex funcionario fue designado en 2014 por el entonces ministro de Economía de la gestión de Cristina Kirchner, Axel Kicillof, y su mandato debía culminar en 2019.

Compartir