La OEA cierra su Asamblea General sin la buscada resolución sobre Venezuela

Compartir

La oposición venezolana también tuvo sus minutos de gloria en esta batalla mediática, y este miércoles interrumpió de manera intempestiva la última plenaria enarbolando una bandera de su país al grito de "No más dictadura" y exigiendo mayor celeridad de actuación del organismo multilateral americano.

El Gobierno de Venezuela se libró de una condena en la OEA en su Asamblea General de Cancún (México) gracias a la influencia que aún mantiene sobre un grupo de naciones caribeñas a las que ha subvencionado petróleo durante años. "Ya se cerró la resolución de derechos humanos y no está incluido", precisó.

Delcy Rodríguez, quien como canciller ha confrontado varios intentos internacionales para reprender al Gobierno como responsable de la crisis política y económica, será sustituida por Samuel Moncada, un historiador quien viene de ejercer el viceministerio de Relaciones Exteriores para América del Norte.

Al intervenir en la tercera plenaria, Rodríguez dijo que "por amor a Venezuela" deja el cargo que asumió el 26 de diciembre de 2014 para "defender la independencia, la soberanía y la integridad" de su país, a fin de incorporarse como candidata a la Asamblea Nacional Constituyente.

"Usted es un analfabeta político no conoce nada de Venezuela, pero usted ha hecho un llamado abierto para que se mantenga la protesta violenta en las calles porque, nuevamente señor Canciller, usted está representando los intereses de una elite política, apátrida y violenta, que no atiende los llamados constitucionales, ni electorales", respondió la Canciller venezolana ante la intervención de González.

Con esas propuestas, el Gobierno de Venezuela presentaba batalla a México, el país que lidera la presión de la Organización de Estados Americanos (OEA) para exigir al presidente Nicolás Maduro que cese la Asamblea Constituyente, libere a los políticos presos y fije un calendario electoral, entre otras demandas.

La 58 Asamblea General se realizará en Washington, sede de la OEA.

"Exijo a Perú respeto (.). La única forma que podría imponerlo sería con sus marines que tendrían en Venezuela una respuesta contundente si se atreven a dar ese paso en falso", dijo la canciller.

Sin embargo, el grupo -en el que están países como México, Estados Unidos y Brasil- consideró que ir por esa vía no era lo adecuado porque significaba "caer en el juego, de por sacar algo, que no fuera suficientemente sólido".

Ante los calificativos de la Canciller venezolana, González contestó que "prefiero ser un analfabeto político que un versado conocedor de prácticas represivas contra un pueblo que quiere paz y libertad".

Los cancilleres no consiguieron reunir los 23 votos entre las 34 delegaciones que se requerían en esa sesión, pero no se descarta que puedan elevarla a la Asamblea General, donde las votaciones son por mayoría simple de 18 votos.

Compartir