Al menos 24 muertos en Portugal por un incendio

Compartir

De acuerdo con los últimos datos oficiales, asciende a 62 muertos y 57 heridos como consecuencia del incendio que azota desde este sábado el centro de Portugal, sin embrago las autoridades expresaron su preocupación por los vientos cruzados que dificultan el control y extinción del fuego.

"La última víctima mortal fue encontrada en el entorno rural" de la zona donde el fuego continúa activo, en el término municipal de Pedrogão Grande, dijo el secretario de Estado de Administración Interna, João Gomes, en el balance anterior.

"La Policía Judicial, en perfecta coordinación con la GNR (Guardia Nacional Republicana), logró determinar el origen del incendio y todo apunta muy claramente a las causas naturales, incluso encontré el árbol que fue alcanzado por un rayo", cita la agencia Lusa al director del ente, Almeida Rodrigues.

Un enorme frente de humo negro y llamas rojas se alzaba sobre los árboles en la boscosa región, cerca de las casas. Isabel Brandao, que vive en la zona, dijo a The Associated Press que había temido por su vida. "A las 3:30 de la mañana, mi suegra me despertó con prisa y no volvimos a dormir". Las autoridades portuguesas trabajaban para identificar a las víctimas y equipos de rescate españoles asistirán en las labores de extinción, añadió.

La embajada de México en Portugal puso a disposición una línea telefónica de emergencia para mexicanos en ese país, que requieran información o asistencia, tras el incendio forestal que mató al menos a 60 personas.

En tanto, el papa Francisco manfiestó este domingo su "cercanía" con las víctimas. "Expreso mi cercanía al querido pueblo de Portugal por el devastador incendio que está golpeando los bosques alrededor de Pedrógão Grande, causando numerosas víctimas y heridos", aseveró el Pontífice al recitar el tradicional Ángelus en Plaza San Pedro.

- Al menos 62 muertos y 54 heridos es el saldo del incendio forestal que se registró este sábado en el municipio de Pedrógão Grande, distrito de Leiria, en el centro de Portugal, uno de los peores declarados en el país en los últimos años.

Compartir