Atención: Se hizo un tatuaje y se murió

Compartir

De acuerdo con un informe publicado en el British Medical Journal, el hombre tenía 31 años y fue diagnosticado con vibriosis, lo que provocó su muerte por choque séptico.

También se recomienda tomar baños rápidos y, sobre todo, evitar nadar por la presencia de bacterias en el mar y las albercas. Los especialistas suponen que el hombre desconocía una de las reglas más importantes que deben de seguirse después de tatuarse: mantener el área tatuada limpia, seca y cubierta porque la piel en ese momento tiene una alta probabilidad de adquirir una infección bacterial. Solo tres días después de eso, fue ingresado en el Hospital Parkland Memorial en Dallas con dolor severo en piernas y pies.

Según un reporte de CNN, su situación empeoró rápidamente, la piel se oscureció y mostraba los primeros signos de choque séptico. El afectado dio positivo en Vibrio vulnificus, la vibriosis, una bacteria encontrada en el agua costera del océano.

Después de que se hizo el tattoo en el tobillo derecho, su tatuador le recomendó, entre otras cosas, no nadar en ninguna pileta ni mar para evitar problemas con el diseño.

En este caso, la bacteria que normalmente es combatida por un organismo sano ingresó por la piel lacerada por el tatuaje.

Este proceso debe llevarse a cabo durante varios días hasta que el tatuaje comience a hacer cascarita y se cure.

Además, según el reporte médico, el hígado del paciente estaba comprometido porque acostumbraba ingerir enormes dosis de cerveza diariamente.

En pocas semanas, estaba lo suficientemente bien para iniciar un programa de rehabilitación, pero después, su condición empeoró de nuevo, y unos dos meses después, murió debido a complicaciones relacionadas con daño hepático, insuficiencia renal y tejido destruido en sus lesiones cutáneas.

Él murió dos meses después de ser admitido en el hospital.

Compartir