El golfista Tiger Woods detenido por manejar borracho

Compartir

El californiano fue arrestado en la isla de Jupiter, en Florida, donde reside. Allí entró sobre las siete de la mañana y unas tres horas después fue puesto en libertad. Sin fianza, pero con el foco mediático global cayendo inmisericorde sobre su resaca.

Los informes de la prensa local señalan que el deportista fue detenido por la Policía debido a que manejaba bajo influjo del alcohol. Tampoco se ha detallado si iba acompañado.

Quien fuera número uno del golf mundial, y ganador de 14 grandes y de 79 títulos en el PGA Tour, sigue así con su espiral de decadencia.

Se sometió a una cirugía de fusión espinal el 20 de abril, su cuarta cirugía en tres años para tratar su problema de espalda, que le ha limitado a tres torneos en los últimos dos años. La semana pasada decía en su blog, con un tono positivo y tranquilo: "De mi vuelta a la competición, el pronóstico a largo plazo es positivo". Y sentenciaba: "Pero quiero decir de forma clara que quiero volver a jugar al golf de manera profesional".

En el 2010, Tiger protagonizó un escándalo sexual que lo llevó al divorcio de su esposa y a la pérdida de varios de sus patrocinadores.

Esta no es la primera vez que Tiger Woods tiene un incidente de este calibre, ya que en noviembre de 2009 chocó su coche en las puertas de su mansión en Florida.

Compartir