China censura competencia de juego Go

Compartir

"Pienso que todos reconocen a Ke Jie como el jugador de Go más fuerte del mundo", dice el comentarista y profesional del Go con un noveno dan, Michael Redmond, con respecto al partido que están protagonizando la máquina de Google y el jugador humano.

Durante la madrugada de hoy se llevó a cabo el segundo de tres duelos acordados entre la inteligencia artificial AlphaGo de Google y Ke Jie, el joven chino de 19 años de edad que es considerado como "el genio del Go".

Por otra parte, el triunfo de la máquina fue por medio punto, el margen más corto posible en el Go, pero esto parece ser una característica de AlphaGo, que simplemente elige las jugadas que le podrían dar la ventaja para ganar.

"Ha sido un enfrentamiento increíble, el más igualado que podría haber sido", comentó en la rueda de prensa posterior a la partida el investigador británico Demis Hassabis, otrora niño prodigio del ajedrez que ahora lidera el equipo DeepMind, desarrollador de AlphaGo para Google. Pero el jugador de inteligencia artificial frustró gradualmente las oportunidades y ganó un gran bloque de territorio que habría sido difícil de romper.

El juego elegido es el go, un deporte mental inventado en China hace más de 2.500 años, según los entendidos mucho más complejo que el ajedrez y en el que fichas blancas y negras combaten por controlar el mayor espacio posible en un tablero de madera de 19x19 casillas. AlphaGo está además dotado de algoritmos que le permiten aprender de sus experiencias.

El tablero del Go ofrece un número incalculable de configuraciones, por lo que el desarrollo de una partida necesita de intuición y creatividad más que de cálculos matemáticos, elaborando una estrategia que sea superior a la del contrincante.

La victoria de AlphaGo fue saludada como un nuevo paso tecnológico para los ordenadores, no solamente capaces ahora de conducir automóviles sino también de ayudar a la humanidad a resolver algunos de los problemas científicos, técnicos o médicos más arduos.

AlphaGo, creado por DeepMind Technologies, una filial de Google especializada en la inteligencia artificial basada en Londres, ya causó sensación el año pasado al derrotar por cuatro partidas a una al gran maestro surcoreano Lee Se-Dol. "AlphaGo es creativa, genera nuevas cosas, pero mantiene el objetivo programado, que es ganar a un juego".

La reacción oficial ante la competencia, un evento importante para los jugadores del Go y para la inteligencia artificial, refleja el conflicto entre las ambiciones del Partido Comunista de estar a la vanguardia tecnológica, y su deseo de controlar lo que la sociedad lee, escucha y ve.

Compartir