El Papa pide a Trump que trabaje por la paz

Compartir

Al recibirlo en el Vaticano, el Papa Francisco le pidió al presidente Donald Trump abogar por la paz.

El Vaticano calificó de "cordial" la conversación a puertas cerradas que ambos sostuvieron por espacio de unos 30 minutos en la biblioteca personal del pontífice, ubicada en el segundo piso del Palacio Apostólico del Vaticano.

El Vaticano indicó que ambos intercambiaron puntos de vista "sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y la promoción de la paz en el mundo", algo que, a juicio de los dos líderes, se debe lograr "mediante la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y la protección de las comunidades cristianas". El magnate estuvo acompañado por la primera dama Melania Trump, que iba vestida de negro y con una mantilla, tal y como marca el protocolo. "Bienvenido" dijo Francisco. "Nos viene bien la paz" dijo Trump.

Los dos líderes tienen posiciones opuestas sobre temas como migración, cambio climático, venta de armas, pena de muerte e islam, por lo que la reunión había generado muchas expectativas.

A juzgar por la fotos que se han vuelto virales del encuentro entre el papa Francisco y el presidente Donald Trump, el Pontífice no se sentía muy complacido con el intercambio.

El encuentro fue fijado tras meses de especulaciones sobre la reticencia de Trump a reunirse con el pontífice durante su primera gira exterior de nueve días. "Espero que sea un instrumento de paz”, le dijo en español a Trump, quien respondió en inglés: "lo leeré”".

Por su parte, el mandatario estadounidense obsequió al Papa una serie de libros de Martin Luther King, entre ellos uno firmado por el renombrado activista asesinado en los años 60.

Trump, un protestante presbiterano, y su tercera esposa, católica, debían visitar después la Capilla Sixtina y la basílica de San Pedro.

Posteriormente, Melania visitó el hospital infantil Bambino Gesu, en el Vaticano. El viernes, Trump regresa a Italia, a la cumbre del G7, en Sicilia.

Compartir