Macron asume la Presidencia y promete devolver la confianza a Francia

Compartir

Macron, en un discurso de investidura que ha pronunciado con gesto serio, de unos diez minutos de duración, ha afirmado que es consciente de "la gravedad del cargo" y ha prometido una profunda "renovación democrática" para convertir a Francia en "ejemplo del mundo".

El beso entre Macron y su esposa Brigitte antes de la ceremonia de entrega de poderes. El político de 39 años asume la Presidencia sin haberse sometido antes a un veredicto en las urnas y luego de tener sólo dos cargos públicos en el gobierno de Hollande, quien golpeado en los sondeos, no optó a la reelección. "Nada me detendrá en la defensa de los más altos intereses de Francia y en el trabajo para reconciliar a los franceses", dijo.

Macron, un europeísta convencido, quiere impulsar una cooperación más estrecha para ayudar al bloque a superar la inminente salida de Reino Unido, otro de sus miembros más poderosos. Muchos de sus votantes, vieron en la candidatura de Macron, una suerte de escape frente a las políticas euroescépticas de la candidata del Frente Nacional.

Su mensaje fue práctico y claro: Francia necesita recobrar la confianza para volver a hacerse oír en el mundo. Al día siguiente se dará a conocer la composición del nuevo Gobierno.

Los simbolismos también estuvieron presentes en el vestuario.

El presidente de Francia hizo alusiones a la amenaza terrorista, al afirmar que "se amplificará todo lo que hace de Francia un país seguro, donde se puede vivir sin miedo" y prometió más medios para las fuerzas del orden y para los servicios secretos.

Esta tarde, posteriormente de un acto cuyo contenido se ha mantenido confidencial, el nuevo principal del Estado participará en una recibimiento en el Junta de París ofrecida por la alcaldesa, Anne Hidalgo, durante la que entreambos tomarán la palabra.

"Buena suerte", le susurró a Macron, quien fue su delfín político y ministro estrella, al momento de despedirse.

Desde enero de 2015, una ola de atentados reivindicados o inspirados por grupos yihadistas ha dejado 239 muertos en Francia.

Ante el Elíseo, unas docenas de seguidores ondearon banderas tricolores de Francia y azules de la UE a la llegada del nuevo presidente.

Macron se desplazó a continuación por la avenida de los Campos Elíseos hasta el Curva de Triunfo, donde rindió honores en el monumento al soldado desconocido, antaño de darse un baño de multitudes con el manifiesto que había acudido pese a la profusión intermitente.

Tras un discurso y un almuerzo oficial, Macron se dirigirá a la alcaldía de París, una parada tradicional para todos los mandatarios franceses que saludan a la ciudad que los acoge.

Una fuente del entorno del nuevo presidente citada por Reuters dijo que Macron anunciará el nombre del primer ministro mañana lunes.

El nuevo jefe de Estado, que debe aún enfrentarse a unas difíciles elecciones legislativas el 11 y 18 de junio en las que su movimiento político, La República en marcha, buscará la mayoría absoluta para poder aplicar su ambiciosa agenda de reformas, prometió también "unir" a los franceses, cada vez más escépticos con la globalización y Europa. El mandatario francés sólo nombró hoy a Alexis Kohler, su ex jefe de gabinete cuando fue ministro de Economía, como el secretario general del Elíseo.

Compartir