EEUU denuncia "opresión" en Venezuela y pide que se "restaure la democracia"

Compartir

Estados Unidos aseguró hoy que su intención al llevar la crisis en Venezuela al Consejo de Seguridad de la ONU era llamar la atención sobre la situación en el país, pero dijo que no busca ninguna acción por parte de Naciones Unidas.

Ramírez acusó a Washington de querer "traer temas bilaterales" con Venezuela a instancias multilaterales como la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que escala el conflicto interno del país suramericano al "estimular la actuación de grupos violentos".

El analista internacional Miguel Antonio Jaimes Niño aborda el tema desde Mérida (Venezuela) en una entrevista con HispanTV.

"Por el bien del pueblo venezolano y la seguridad de la región, debemos trabajar juntos para asegurar que Maduro termine la violencia y la opresión y restaure la democracia a la gente".

El presidente Nicolás Maduro culpa a la oposición por la crisis del país petrolero y de las muertes que han ocurrido en varias ciudades.

La avalancha de manifestaciones, que también deja cientos de heridos y detenidos, se perfila como la más trágica de los años recientes en Venezuela y está a punto de igualar la cifra de 43 fallecidos de las movilizaciones contra Maduro entre febrero y mayo de 2014.

Haley añadió además que no hay medicinas disponibles, que los hospitales carecen de víveres y que cada vez es más difícil encontrar comida en Venezuela.

El representante permanente de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, indicó que de acuerdo al reglamento del organismo, solo se debate en el Consejo de Seguridad aquellos asuntos que representan un riesgo para la comunidad internacional.

Así lo aseguró el martes el presidente del organismo, Elbio Rosselli, tras la reunión a puerta cerrada sobre la RPDC que mantuvieron los quince miembros del consejo.

"Estados Unidos lo que quiere es levantar la bandera de la crisis humanitaria, pero silencia que la ONU tiene un parámetro bien definido en cuanto a las crisis humanitarias", afirmó.

"Estados Unidos no es un mediador, ha adoptado una posición y ha apoyado a la oposición".

Compartir