Donald Trump admitió que compartió información secreta con Rusia

Compartir

Sin embargo, el asesor de seguridad nacional rehusó precisar la naturaleza de la información compartida, indicando que como presidente, Trump tiene la autoridad para determinar qué información es clasificada y cuál no.

La Casa Blanca descartó este martes que el presidente Donald Trump haya expuesto la seguridad nacional durante su diálogo con el canciller ruso, Sergei Lavrov, al revelarle información de inteligencia considerada altamente secreta.

La revelación del Times y la negativa oficial marcaron el epílogo de una agitada jornada que mantuvo este día a la defensiva a la Casa Blanca, luego de la revelación de que Trump compartió información clasificada de inteligencia con el canciller ruso.

"Como presidente quise compartir con Rusia, en una reunión fijada abiertamente en la Casa Blanca, hechos relacionados con terrorismo y seguridad aérea, algo a lo que tengo absoluto derecho", escribió el magnate.

Según ha confirmado el propio presidente, decidió salirse del guión de la reunión y compartir este tipo de información con el objetivo de que "Rusia aumente de forma importante su participación en la lucha contra el Estado Islámico y el terrorismo". Esos territorios están, actualmente, bajo control de los yihadistas.

"El artículo es falso", apuntó McMaster en una breve conferencia de prensa, y aseguró que Trump no reveló "fuentes, métodos u operaciones militares" a Lavrov.

La información filtrada estaría relacionada con la posibilidad de que computadoras portátiles puedan ser utilizados en vuelo para realizar algún tipo de ataque terrorista, algo que ya llevó a EEUU a prohibir que puedan ser llevadas en el equipaje de mano en vuelos procedentes de Oriente Medio.

McMaster señaló que en el salón se encontraba también el secretario de Estado Rex Tillerson. El funcionario también negó que se hablara sobre "fuentes, métodos u operaciones militares".

La reunión de Trump con los enviados rusos, adversarios estadounidenses, fue vista como un problema de imagen inoportuno al darse un día después de que el presidente despidiera al director del FBI, James Comey, quien lideraba la investigación sobre la posible coordinación de la campaña presidencial de Trump con el Kremlin.

Según la exclusiva del periódico, Trump discutió con los rusos las capacidades de espionaje de un aliado estadounidense clave que obtuvo la información sobre esos planes del EI.

Dichos intercambios "podrían ser un riesgo para nuestras fuentes", recalcó el funcionario, que habló bajo condición de que no se revelara su identidad ni la de su país, debido a que no estaba autorizado a discutir el tema de manera pública.

Compartir