Trump amenazó al exjefe del FBI ya la prensa

Compartir

Luego de despedir sorpresivamente a James Comey, director del Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés), el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le advirtió que no es "conveniente" que realice filtraciones a la prensa.

Trump elevó aún más la confusión sobre las razones y procedimiento que desencadenó el despido de Comey al asegurar en una entrevista con NBC que lo hubiese destituido de todas formas, pese a que justo después del despido el martes y en los días posteriores sus portavoces aseguraron que todo se desencadenó por las recomendaciones del fiscal general adjunto, Rod Rosenstein.

Por su parte, el presidente del Comité, Richard Burr, preguntó a McCabe si había oído alguna vez a Comey decir a Trump que él no era objeto de investigación, a lo que el director interino dijo no poder revelar dicha información.

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, tuvo que hacer malabarismos para explicar ante los periodistas, en el informe diario a la prensa, el súbito despido de Comey. "Nuestra historia es consistente", dijo a manera de justificación.

"¿Quizá lo mejor sería cancelar todas las futuras conferencias de prensa y distribuir respuestas escritas en beneficio de la rigurosidad?", cuestión el mandatario a través de su cuenta de Twitter.

"James Comey espero que haya 'cintas' de nuestras conversaciones antes de que él comience a filtrar a la prensa!"

En los últimos días han surgido versiones contradictorias sobre los motivos del despido de Comey.

En esa ocasión, el mandatario estadounidense le habría pedido a Comey su "lealtad", pero él respondió que podía ofrecerle su "honestidad", hecho que habría molestado a Trump.

Además del FBI, el Congreso también está investigando la supuesta injerencia rusa en los comicios de noviembre, incluyendo la presunta relación entre funcionarios del Kremlin y la campaña de Trump. "(Fue) mi decisión. Lo iba a despedir independientemente de una recomendación", añadió.

Trump invocó al exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper, quien testificó ante el Senado a principios de esta semana, de que no estaba al tanto de ninguna evidencia que demostraba una connivencia entre la campaña de Trump y Rusia.

Insistió en que Comey le dijo directamente en tres ocasiones que no estaba siendo investigado.

Autoridades estadounidenses, incluyendo prominentes legisladores republicanos como el senador John McCain, se manifestaron "preocupados" por el abrupto despido de Comey en medio de la investigación sobre Rusia.

Compartir