Jefe interino de FBI contradice a la Casa Blanca

Compartir

Durante más de 48 horas en estado de shock, la prensa, el gobierno, el país entero se ha estado preguntando por qué fue Comey despedido.

Además, Trump defendió su decisión de despedir a Comey y precisó que lo iba a hacer "independientemente de la recomendación" que recibió de su fiscal general, Jeff Sessions, y del subfiscal general, Rod Rosenstein.

Todo este caos se maxifica con el mensaje oficial de la Casa Blanca de que Comey no tenía la colaboración de sus trabajadores, una información que negó el actual director del FBI, Andrew McCabe.

Los tuits matutinos del presidente Trump se suman a una larga disputa entre el FBI y el jefe del Gobierno estadounidense, que a principios de esta semana fue duramente criticado e incluso comparado con el expresidente Richard Nixon y su decisión de eliminar al fiscal especial que investigaba los crímenes de Watergate en 1973. "También puedo decirle que el director Comey gozaba de amplio apoyo dentro del FBI y lo goza aún hoy".

No obstante, funcionarios no identificados afirmaron a influyentes periódicos que Comey fue despedido poco después de iniciar los trámites para solicitar al Departamento de Justicia más fondos para su investigación sobre Rusia.

Comey es la tercera persona despide Donald Trump y que podrían investigarlo. La investigación del FBI y otra de una comisión del Congreso estudian el punto, pero varios legisladores y piden una comisión independiente, con el argumento que el cese de Comey demuestra la dificultad de tener una investigación que escape a los impulsos autoritarios de Trump.

"En uno de los más caldeados y extensos monólogos en Twitter de Trump hasta la fecha, el presidente llamó hoy la investigación sobre la injerencia rusa en su campaña "un caza de brujas" y se preguntó "¿cuando va a acabar?".

Por el contrario, McCabe destacó que se trata de una "investigación de gran importancia", contradiciendo así las declaraciones emitidas por la Casa Blanca. Prometió que no tolerará interferencia alguna de la presidencia ni informará a ésta sobre los avances de la investigación.

De acuerdo con el director interino de la policía federal, "nadie puede impedir que los hombres y mujeres del FBI hagan lo correcto, proteger a los estadounidenses y defender la constitución".

Trump escribió en una carta fechada el martes que el director le había dicho "tres veces" que él personalmente no era objeto de la investigación.

No estaba claro si el pedido de Comey, que según trascendidos fue formulado a través de Rosenstein, llegó hasta Trump. Pero ante la revelación, tanto republicanos como demócratas intensificaron la presión sobre la Casa Blanca para que explique los motivos de la destitución, que provocó estupor en todos.

McCabe dijo este jueves que la investigación sobre la influencia de Rusia en la campaña es un asunto serio que no van a permitir que se deje de lado.

Compartir