Sismicidad de San Miguel no está relacionado con San Salvador: MARN

Compartir

El Salvador registró ayer un sismo de 3.8 grados de magnitud en la escala Richter, y ya suman 40 los movimientos telúricos registrados desde ayer, todos con epicentro en el municipio de Antiguo Cuscatlán.

Cerca de 400 temblores, muchos de ellos sensibles a la población, han mantenido en alerta a los habitantes de la capital salvadoreña desde el domingo.

El temblor de 5,1 fue el causante de la muerte de un hombre de 26 años, identificado como Óscar Balmore Labor, como consecuencia del derrumbe de una roca de gran tamaño en la localidad de Colón, por donde circulaba con su vehículo, en el que, además, iban a bordo otras dos personas que resultaron lesionadas.

"Hemos visto toda la secuencia del enjambre sísmico, ya se van a alcanzar los 400 sismos dentro del área metropolitana de San Salvador".

Para prevenir accidentes en la carretera Panamericana, el ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez, anunció el cierre temporal de la vía mientras se realiza una inspección de las laderas de la vía enclavada entre montañas.

La Dirección general de Protección Civil declaró anoche alerta amarilla en el país más pequeño de Centroamérica.

El movimiento telúrico del lunes, el más fuerte de la seguidilla, tuvo una escasa profundidad focal de 4 km, y según reportes de Radio Nacional un "caos vehicular" se produjo en diferentes rutas de la capital por falta de electricidad en algunos puntos.

A eso de las 5:52 de la tarde del lunes un sismo de 5.1 alarmó a la población.

Pero un año antes, en octubre de 2014, un poderoso terremoto de 7,3 de magnitud sacudió al país, causando un fallecido y destruyendo varias casas.

El Salvador es considerado como el "Valle de las hamacas" debido a su alta sismicidad, producto de las decenas de fallas geológicas que surcan el territorio, y por la interacción de las placas Cocos y Caribe en el océano Pacífico.

Compartir