Murió Carme Chacón, ex joven promesa del socialismo español

Compartir

La Ministra Chacón fue una servidora pública muy respetada por los integrantes de nuestro partido debido a sus intachables méritos académicos que demostraron sus amplios conocimientos en derecho constitucional español, su lucha desde instancias parlamentarias por el bienestar de sus constituyentes, y su dedicación mientras ocupaba los cargos de Ministra de la Vivienda y Ministra de la Defensa para garantizar el progreso social de su nación. Sufría una grave cardiopatía.

Descrita como una mujer de confianza de quien fuera jefe del gobierno socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, también fue en su momento una de las ministras más jóvenes de su gabinete, con sólo 37 años cuando fue designada. Incluso, según estas fuentes, se planteó la posibilidad de que mediara el ex presidente Zapatero. "Consternado y roto por la inesperada muerte de la compañera Carme Chacón".

El portavoz de Emergencias 112 de la Comunidad de Madrid, Javier Ayuso, ha explicado a las puertas del domicilio que la llamada en emergencias alertando de que había una persona a la que no se localizaba se produjo a las 19:30 horas. Alfredo Pérez Rubalcaba la superó por 22 votos.

"Triste noticia la temprana muerte de Carme Chacón, valerosa socialista que abrió espacios para las mujeres en la política española", dijo la mandataria chilena, también militante socialista, en su cuenta de Twitter. "Tengo 35 pulsaciones por minuto y el corazón al revés, un bloqueo auricular y ventricular completo", explicaba Chacón sobre su estado de salud en una entrevista a finales de 2015 en La Vanguardia. El cadáver se enviará en principio al Instituto Anatómico Forense.

En el 2004, la dirigente socialista fue nombrada vicepresidenta del Congreso de los Diputados, cargo que ocupó hasta el 2007 cuando sería designada ministra de Vivienda. Pedro Sánchez contó con Chacón tras su victoria en las primarias de julio de 2014 y la incluyó en su ejecutiva como secretaria de Relaciones Internacionales. Meses después, en septiembre, fichó como socia del bufete Ramón y Cajal Abogados, que compaginaba con las clases en Miami, de donde acababa de regresar.

Compartir