Acusan de corrupción a expresidenta de Corea del Sur

Compartir

Park fue destituida oficialmente el pasado 10 de marzo por el Tribunal Constitucional de la República de Corea y tres semanas después fue puesta bajo custodia.

La fiscalía de Corea del Sur acusó el lunes a la encarcelada expresidenta del país, Park Geun-hye, de soborno, extorsión, abuso de poder y otros cargos de corrupción de alto perfil que podrían acarrearle una condena de cadena perpetua.

La fiscalía surcoreana imputó a la ex presidenta Park Geun-hye por el caso de la Rasputina, que se centra en el tráfico de influencias.

El presidente del Grupo Lotte, Shin Dong-bin, es procesado por haber pagado 7.000 millones de wones a la fundación K-Sports, supuestamente controlada por Choi.

El caso de la "Rasputina" manchó los "Chaebol" (los grandes grupos empresariales de corea del sur), entre los cuales el más grande del país, Samsung, cuyo presidente, Lee Jae-yong, fue detenido en febrero y está siendo juzgado.

Los fiscales acusaron a la exmandataria de abuso de poder, coerción, soborno y filtración de información confidencial del Estado.

A sus 65 años, la expresidenta fue acusada de confabularse con su amiga íntima Choi Soon-sil para obtener decenas de millones de dólares en sobornos de los grupos Samsung y Lotte, y de exigir millones de dólares al Grupo SK.

Park en diciembre con el fin de levantar su inmunidad y permitir así una investigación contra ella.

Park ha ofrecido disculpas repetidamente por el escándalo, pero niega haber cometido un delito.

La imputación oficial de la expresidenta Park, que ha defendido su inocencia en todos los interrogatorios, coincide con el inicio hoy mismo de la campaña electoral para los comicios presidenciales adelantados que se celebrarán el próximo 9 de mayo.

La Fiscalía decidió acelerar en la medida de lo posible la presentación de cargos para intentar que la noticia influya lo menos posible en la campaña. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

Compartir