El Papa imploró por la paz

Compartir

Este domingo por la mañana el Papa Francisco presidió la tradicional misa de Pascuas desde el Vaticano, en una ceremonia que se extendió por casi tres horas, en la que pidió "soluciones pacíficas" a los problemas "políticas y sociales" en América Latina.

Para que -señaló- se puedan construir puentes de diálogo, perseverando en la lucha contra el flagelo de la corrupción y en la búsqueda de soluciones pacíficas a las controversias, para el progreso y consolidación de las instituciones democráticas en el pleno respeto del estado de derecho.

También tuvo palabras para pedir por la población de Siria, "víctima de una guerra que no cesa de sembrar horror y muerte", y calificó de "innoble ataque" al sufrido por "refugiados en fuga" que provocó "numerosos muertos y heridos", en referencia a un bombardeo contra un convoy de autobuses en Alepo.

El Pastor resucitado -dijo- buscará a quien está perdido en el laberinto de la soledad y la marginación, a quienes son víctimas de antiguas y nuevas formas de esclavitud, trabajos inhumanos, tráficos ilícitos, explotación discriminación y graves dependencias.

"Que en los momentos más complejos y dramáticos de los pueblos, el Señor Resucitado guíe los pasos de quien busca la justicia y la paz; y done a los representantes de las Naciones el valor de evitar que se propaguen los conflictos y de acabar con el tráfico de las armas", pidió en ese marco durante la celebración que marca el fin de la Semana Santa, para la que se reunieron en Roma cerca de un millón de peregrinos de todo el mundo, según los primeros cálculos del gobierno local.

"Este año los cristianos de todas las confesiones celebramos juntos la Pascua".

"¿Pero si el señor ha resucitado por qué sucede todo esto".

En ese marco, rezó por los "niños y los adolescentes que son privados de su serenidad para ser explotados" y contra la violencia machista al referirse a quien "tiene el corazón herido por las violencias que padece dentro de los muros de su propia casa".

"A estos emigrantes forzosos, les ayuda a que encuentren en todas partes hermanos, que compartan con ellos el pan y la esperanza en el camino común", dijo.

Pidió también ayuda para restablecer la concordia en Ucrania 'afligida por un conflicto sangriento'. Y hoy podemos proclamar: "Ha resucitado el buen pastor que dio la vida por sus ovejas y se dignó morir por su grey", apuntó.

Francisco mencionó también a Europa, y pidió esperanza para "cuantos atraviesan momentos de dificultad, especialmente a causa de la gran falta de trabajo sobre todo para los jóvenes". Él, que ha vencido las tinieblas del pecado y de la muerte, dé paz a nuestros días. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

Compartir