Papa promete "severidad extrema" con pederastas y encubridores

Compartir

Francisco explicó cómo en más de una ocasión vio los enormes daños causados por los abusos sexuales, así como el largo y doloroso camino que espera a las víctimas, por lo cual le alegra que otros puedan leer el libro y descubrir 'hasta qué punto el mal puede entrar en el corazón de un servidor de la Iglesia'.

El cura agresor accedió a hablar en julio de 2016 en una entrevista publicada en el epílogo del libro de Daniel Pittet.

El autor describe los abusos que sufrió entre 1968 y 1972 - entre la edad de 9 a 13 años - por parte del cura Joël Allaz, un suizo de la orden capuchina.

"Se trata de una absoluta monstruosidad, de un horrendo pecado, radicalmente contrario a todo lo que nos enseña Cristo", precisó Francisco, reiterando que "nuestro deber es el de ser extremadamente severos con los sacerdotes que traicionan su misión", así como con sus superiores, "obispos o cardenales, que los protejan, como ya ha sucedido en el pasado". El hecho de que Francisco se coloque de parte del exsacerdote Pittet, que entretanto decidió fundar una familia y contraer matrimonio, contradice la anterior tendencia de la Iglesia católica a desmarcarse de religiosos que hubiesen depuesto sus votos. Cuando lo vio jamás se imaginó que era una víctima, hasta que el escritor le contó la verdad.

En el prólogo, el papa Francisco promete "severidad extrema" con los sacerdotes pederastas y con aquellos que encubran estos crímenes, pide perdón, y reconoce que muchas de las víctimas acaban suicidándose.

"¿Cómo puede un sacerdote, al servicio de Cristo y de la Iglesia, llegar a causar tanto mal?; ¿cómo puede consagrar su vida para conducir a los niños hacia Dios y terminar en cambio por devorarlos en lo que he llamado 'un sacrificio diabólico' que destruye tanto a la víctima como a la vida de la Iglesia?".

"Estos muertos pesan en mi corazón y sobre la conciencia de toda la Iglesia", escribe.

"Agradezco a Daniel porque testimonios como el suyo derriban los muros de silencio que sofocaban los escándalos y sufrimientos, hacen luz sobre una zona terrible de sombra en la vida de la Iglesia", destacó el pontífice argentino Jorge Bergoglio. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

Compartir